ANSIEDAD ¿Amiga o enemiga? (Continuación)

Reconozcamos si la ansiedad es tu Amiga o tu enemiga.

Conozcamos otra herramienta súper poderosa para afrontarla.

Pero primero repasemos lo visto en la sección anterior.


RESUMEN ANSIEDAD 1:

1. No estas sólo y es totalmente normal y humano sentir ansiedad.

¡340 millones de personas en el mundo aproximadamente sufren de ansiedad en estos momentos! Cerca del 25 % de la población experimentan algún tipo de ansiedad en un momento de su vida.


2. Qué es la ansiedad y cuales son sus principales causas.

Es un mecanismo natural de alerta de nuestro organismo, el problema es cuando se desborda. Las causas pueden ser miedo, estrés y hasta elementos de nuestra propia genética.


3. El tercer paso es saber que existen herramientas para afrontarla.

Aprendimos l primer herramienta (Respiración 4 – 1)



ANSIEDAD 2

¿La ansiedad es nuestra amiga o nuestra enemiga?


No sólo es amiga, es nuestra aliada. Es como esa amiga brutalmente honesta, que aunque a veces no te guste lo que te diga, tiene razón.

¿Por qué? Porque la ansiedad es una potente estrategia de supervivencia, que el organismo orquesta para llamar tu atención y que así escuchemos de una buena vez lo que estamos pasando por alto. Es una alarma que nos avisa que es preciso y urgente para hacer cambios en nuestra manera de vivir.


Contextualización para la segunda herramienta:

La emoción base de la ansiedad es el miedo, y tiene una función adaptativa, cuidarte para que sobrevivas. Por lo general, las personas que sufren crisis de ansiedad, tienen dificultad para permitirse sentir emociones negativas (ira, rabia, enfado, miedo, etc.) por lo que las bloqueamos y tarde que temprano se manifiestan en el cuerpo (taquicardia, sensación de ahogo, mareos, presión en el pecho, etc.)


Abrirse a la experiencia de la ansiedad con aceptación y curiosidad es conveniente, sin huir de la vivencia desagradable del momento. Es contra intuitivo porque en lugar de salir corriendo, se trata de darle la bienvenida al monstruo. Paradójicamente huir o resistirte a la emoción (“al monstruo”) crea más ansiedad.


“El miedo es un monstruo inventado por nosotros mismos que luego nos espanta y nos persigue… Del mismo modo, en tanto que es construido por nosotros, también puede ser desestructurado y superado” -Giorgio Nardone Psicólogo-


Herramienta 2:

“If you name it, you tame it” Si lo nombras lo domas.

Nombrar lo que sientes para domarlo. Se trata de describir al monstruo, nombrarlo, pero tratándolo con ternura y compasión.


Ejemplo:

Llega la ansiedad y haces este tren de pensamiento: ¿Qué siento? Y lo nombras. Siento miedo, siento opresión en el pecho, etc.

Y sigues: Esto no me gusta, no tiene que gustarme, pero ya está aquí, te recibo con ternura y paciencia…

¡Ah! ya llegaste _____ (Le puedes poner un apodo a tu ansiedad) ya estas acá chiquita, bienvenida… ¿Qué pasó, qué necesitas? Trata a la ansiedad con la misma actitud de una Mamá amorosa, un Papá amoroso hacia su bebe. Como si recibieras a una niñita que toca a tu puerta empapada y asustada porque afuera hay una tormenta. Y verás como “el monstruo” se suaviza y se convierte en una mascota amada.


También puedes combinar técnicas y hacer tu super combo, por ejemplo, mientras haces esto puedes respirar conscientemente.


Muchas gracias de nuevo por leernos, y recuerda cualquier cosa escríbenos al chat de nuestra pagina web.

78 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo