¿Cómo pedirle a Dios?

Actualizado: 22 dic 2021

Ya viene Navidad, una de las celebraciones más importantes para los cristianos, sin duda es momento de fiestas, pero también para conectar con Dios.


Y aquí quiero remarcar, aunque no seamos católicos, este es un buen momento para conectar con la divinidad, con tu maestro interior, con lo que para ti sea esa conexión con el ser.


Pero sobre todo para los que de alguna manera creemos en Cristo, en estas fechas lo tenemos mucho más presente y aprovechamos para rezarle, para pedirle, para agradecerle, para platicar con él. Y hoy les voy a revelar algo que me encanta, el secreto de cómo rezarle a Dios para que nos cumpla lo que le pedimos. Y esto según enseñanzas del mismo Jesús.


¿Están listos?


Cabe destacar que yo no soy experto en el tema, pero esto lo escuche de alguien que sí lo es y además, no importa tanto porque está hermoso, les va a encantar:


Se dice que en una ocasión Pedro viendo el poder de Jesús cuando rezaba y pedía a su padre - todo se lo cumplía - Pedro le pregunto cómo le hacía, por que él sentía que no sabia rezar porque nunca le cumplían sus peticiones - era como si Dios no lo escuchara -.


Jesús le dio unos consejos, unos pequeñitos tips digamos:

1. Pídele como cuando un niño le pide a su padre, así con tal confianza, sin tanta palabrería. Pero eso sí con la alegría de un niño.

2. Y agradécelo como si ya se hubiera cumplido.


Esto es bellísimo porque aquí entra la física cuántica, el magnetismo y hasta todas esas cosas del New Age como la “Ley de Atracción”.

Pides con Alegría y gratitud, al pedir así ya estas generando energía positiva de la más alta frecuencia, magnéticamente atraes lo que buscas. En lugar de que si pides desde la carencia, el sufrimiento y la angustia, pues qué crees que vas a atraer.


Pero esto va más mucho allá si lo vamos desmenuzando. A mi me sirve pensar qué efecto me va a generar cuando se cumpla lo que pido, cómo me sentiría. Y en ese momento de intimidad vivo esa emoción, como si ya estuviera sucediendo, cómo si ya se hubiera cumplido.


Y sabes cuál es la principal belleza de esto: Que ya casi ni me importa que suceda o no, porque en mi corazón, en mi mente y en mi espíritu ya lo viví. Y muchas veces ahí es mejor que la realidad. Y aunque no se cumpla en el mundo material en el mundo sutil ya se cumplió.


En esta fecha reza, pide, agradece y medita con alegría y gratitud. Por que rezar es hablarle a Dios y Meditar es Escucharlo.

189 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo